De la indignación social a la fuerza colectiva

Por  
Fotografía: Carmen Rodríguez Vázquez 14 octubre, 2017
Con información de Carmen Rodríguez Vázquez desde Puebla.

 

¿Por qué hablar de violencia de género?

En la India, cada año son asesinadas 8000 mujeres por asuntos relacionados con la dote (Patrick Barron, Asia Foundation)

De enero a julio de 2017, España ha registrado 31 casos de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas; esto de acuerdo con la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género.

Este fin de semana, en Argentina se realiza el 32 Encuentro Nacional de Mujeres (ENM). El objetivo es debatir sobre la situación de la mujer en un contexto de violencia y desigualdad, en el marco de los recortes presupuestales al Instituto Nacional de las mujeres, entre otros temas.

La violencia es un continuum, porque son las violencias intergeneracionales, las violencias en el ámbito doméstico, las violencias sistemáticas en el espacio público, las violencias que ya están anidadas en lo institucional” Raquel Gutiérrez Aguilar, filósofa, socióloga y activista mexicana.

México:

Fue el feminicidio número 83 en la ciudad de Puebla. 83 en lo que va de 2017. No se trata de numeralia, detrás de estas cifras se encuentra la vida de seres humanos, de mujeres víctimas de la violencia de género, una violencia física que acaba con sus vidas, pero también estructural porque pasa por todos los ámbitos: familiar, laboral, económico, cultural, educativo, social, y ahora el digital, el de Internet y las redes sociales.   

Esta vez la víctima fue Mara Castilla, asesinada por un chofer de Cabify. Antes, Mariana Fuentes. Antes, Giselín López. Antes, Cristina Leyva. Antes, Verónica Rosales. Así del número 83 al 1. 83 mujeres, tan solo en un estado de la República Mexicana.

Por eso, por tanto, los días 16, 17 y 18 de septiembre ante el feminicidio de Mara Castilla, que causó indignación no solo a nivel local, sino en todo el país y fuera de México, se realizaron diversas manifestaciones de protesta en la ciudad de Puebla. Consciente del significado de sus acciones individuales y para dar impulso a la fuerza colectiva, Carmen Rodríguez Vázquez, ciudadana poblana, comparte ahora las imágenes que capturó con su lente, a fin de difundir la experiencia y la lucha contra un mal endémico que debilita a toda la comunidad y que, para ponerle freno, demanda de la participación permanente de cada uno de sus integrantes.

Cada instantánea retrata una lucha local que se suma a una global —por ejemplo, en el sudeste de Asia mueren más mujeres por violencia machista que por conflictos armados—. Cada rostro refleja el compromiso mayoritario de las mujeres que, como ha ocurrido históricamente, son quienes cargan con el peso de la movilización y la dotan de un sentido no perecedero. Cada consigna es el reflejo de la consternación desbordada que intenta no estancarse, sino transitar hacia algo más sólido y más grande: constituir una masa crítica y poner el tema de la violencia contra las mujeres en el centro del debate público.

La manifestación del 16 de septiembre —nos dice— se realizó frente a la Casa Aguayo, el despacho de José Antonio Gali Fayad, gobernador de Puebla, y fue una convocatoria de la sociedad civil que tuvo amplia respuesta. La concentración del 17 fue convocada por la Red Plural de Mujeres de Puebla que, básicamente, “consistió en denunciar cómo el gobierno del estado ha evadido, en más de una ocasión y por intereses políticos, que se declare en Puebla la Alerta por Violencia de Género; también se recabaron firmas para demandar a los diferentes niveles de gobierno que se actúe ya para frenar la violencia feminicida”.

Carmen comenta que la marcha y mitin del 18 fue la más numerosa, pues la convocatoria vino de estudiantes de distintas universidades y contó con el respaldo de dos rectores: el Dr. Fernando Fernández Font, rector de la Universidad Iberoamerica-Puebla, y el Dr. Emilio José Baños Ardavín, de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP), institución de la cual era estudiante Mara.

“La indignación es grande; sin embargo, no logramos trastocar las estructuras sociales para reconocer el problema del feminicidio, su dimensión”, es la frase que acompaña las fotografías de Carmen que a continuación publicamos:

Fotogalería 16 de Septiembre, Puebla, Puebla

Fotogalería 17 de Septiembre, Puebla, Puebla

Fotogalería 18 de Septiembre, Puebla, Puebla

Te recomendamos leer: “Internet ayuda a que los movimientos sociales no estén solos”

 

Las ideas aquí expresadas son responsabilidad de sus autores. Miradas Múltiples las ha incluido en apoyo a la libertad de expresión y el respeto a la pluralidad.

Comparte: De la indignación social a la fuerza colectiva

por

Contacto

Ver artículos relacionados

Recomendación del mesLibro