La música después de Babel

Por   ・ Inglaterra
Fotografía: Miradas Múltiples 22 diciembre, 2017
Y dijo Yavé: “Veo que todos forman un solo pueblo y tienen una misma lengua. Si esto va adelante, nada les impedirá desde ahora que consigan todo lo que se propongan. Pues bien, bajemos y confundamos ahí mismo su lengua, de modo que no se entiendan los unos a los otros”. Génesis 11:6-7.

 

Benjamin Bratt, descendiente de una inmigrante quechua en los Estados Unidos, actuó de Paco en la película de 1993 Sangre por Sangre. Este ex-miembro de la pandilla Vatos Locos, del Este de Los Angeles, se vuelve detective de policía y, como parte de su trabajo, tiene que desmantelar a la organización La Onda, cuya regla principal dicta: A Toda Madre o Un Desmadre. La frase solo es dicha en español y Paco tiene que traducirla a uno de sus colegas angloparlantes, con los particulares códigos y significados del español al inglés. Pero ¿Qué es onda? La onda, tu destino, una ola que nada ni nadie puede detener: La Onda. Y ¿a toda madre? Todo es perfecto, es como el amor de tu madre. Y un desmadre, es como si no tuvieras madre – es odio absoluto, destrucción completa. En otras palabras, o lo ganas todo o lo pierdes todo.1

Hay diálogos donde uno tiene que pedir —quizás con ignorancia, respeto, miedo o con autoridad— que la otra persona se explique, que nos ayude a entender; que nos diga qué dicen sus palabras en nuestras propias palabras. Preguntar en buena onda, porque la onda que yo conocía tenía más que ver con convivencia que con destino. Se entiende que La Onda de la que Paco habla hace referencia a una organización presentada como criminal, donde el destino de muchos migrantes e hijos de migrantes hispanos depende de la afiliación a estas organizaciones para obtener trabajo, oportunidades y, de alguna manera, respeto.

Existen entonces buena onda, mala onda, La Onda, ondas electromagnéticas, el municipio valenciano de Onda, Castellón, y hondas a las que les dicen charpes. En pláticas de traducciones, bien sabemos que no es posible ganarlo o perderlo todo, ni tampoco subir ahí mismo, donde esto – nosotrxs – seremos un solo pueblo con la misma lengua, que irá adelante sin impedimentos.

Traducir escribiendo y traducir en conversaciones son cosas diferentes, ya sea entre idiomas como dentro del mismo idioma. Cuando toca hacerla de traductor en vivo durante conversaciones casuales, uno es guiado por ciertas inercias que genera el habla, un desfogar de expresiones, gestos, mímica y ruidos. Es un momento de extraña búsqueda y negociación de significados que hagan más justicia a nuestra experiencia personal, política y cultural de las palabras que traducimos.

Más que el amor por la exactitud y la corrección, en la construcción de perfectas líneas verticales, Jaques Derrida habla sobre el amor por la palabra misma, sin mucho interés por la gramática o el léxico:

“…creo que si me es posible decir que amo la palabra, es sólo en el cuerpo de su singularidad idiomática, donde la pasión por la traducción le lame cual flama o como una amorosa lengua: acercarse lo más posible y negándose, al último momento, a amenazar o a reducir, consumir o consumar, dejando al cuerpo de lo otro intacto, mas no sin causar que lo otro se haga presente – en el abismo de esta negación o retirada – y después de haber incitado o estimulado el deseo por el idioma, el cuerpo único de lo otro, en el parpadeo de la llama o la caricia de la lengua.” 2

¿Cuál es el cuerpo de una palabra? ¿Acaso es el deletreo una autopsia de dicho cuerpo? P – A – L – A – B – R – A. La palabra, así como la onda, tiende a ser más plural que singular cuando sus significados suceden. Es en ese espacio —en el raspar del cerillo contra la lija— cuando la lengua sale de la boca, por donde la traducción pasa. Las palabras traducidas como microcosmos de un mayor cuerpo-idioma, que tira chispas y jadea. La flama de la traducción sólo cocina ciertas áreas, no lame el cuerpo entero. A falta de saliva o de combustible, estos acercamientos han de contentarse con causar o convocar presencias. Traducir es entonces extender calores por otros cuerpos celestes. Dichas llamas tienen sus límites, y por mucho que pueda gustar su luz, hay que aceptar que es imposible conocer, y por lo tanto hablar, en todos los idiomas. Se abandona entonces la posibilidad de construir una gran Babel para sentarse en la barda de la construcción y hablar del fuego y el agua, la caricia y el golpe, de todo y de nada, viendo las estrellas.

Mientras vivía en París, David Wojnarowicz —que solamente hablaba en inglés y en el mundo arte— fue a ver una película alemana, con subtítulos franceses. Lo hizo porque quería sentir los efectos de ver una película de la cual sólo podría entender la parte visual o los tonos de voz. Las sensaciones de esta experiencia fueron similares a otras que había tenido: “en autobuses de campo traviesa, en los silenciosos cabeceos y siestas en el asiento del automóvil de un desconocido…siguiendo el resorte de la carretera de una manera que transciende el marcapasos…para poder ser un vehículo costero de pensamientos y respuestas, que no está atado a los límites impuestos por la unión entre la sociedad y las leyes físicas”. 3

El lenguaje, cuando lo hablamos en palabras o en expresiones intraducibles, escapa a la medición, a las líneas rectas que pretenden ser forzadas sobre lo curvo, lo misterioso e incierto de la existencia del habla. Volvemos a cuando lo poético no había sido escrito, cuando sólo era sonido y canción, y no podíamos discernir nada más que las voces ajenas que cantan, pero no sabemos de qué, y las escuchamos y sabemos exactamente que son música.

Hay veces que, por motivos prácticos, la traducción es limitada por necesidad, inmediatez o sentido común —sucede como opinión o exactitud, no como charla—. No estando ahí el interés por el momento, el siguiente flujo continuo proviene de comentarios sin exactitud, que pertenecen al instante del chasquido, tanto del encendedor como de la boca. La siguiente traducción, escrita desde conversaciones, pretende dar fe del habla que resulta difícil escuchar en párrafos y con el ritmo convulso de varias lenguas. Son los testimonios de personas que me hablaron sobre algunas de sus palabras, en idiomas que probablemente nunca llegaré a conocer a fondo.

Estas palabras y frases las hay en transcripciones fonéticas, son copias de búsquedas en-línea y meras suposiciones sobre cómo se escriben. Un sólo párrafo que funde varias voces de distintos cuerpos, a manera de torre que baja. Monólogos sobre lo intraducible, que intentan alumbrar la confusión de por dónde van las ondas.

Imagen: Diversidad cultural. Fotografía: Miradas Múltiples



Shema Ysrael Adonai eloheinu, ehad
. Es en hebreo, es sobre dios. Es una oración muy judía que decimos en ocasiones especiales, y para la cual no hay traducción. La decimos los sábados, en el shabath, y la decimos antes de ir a la cama, antes de cerrar nuestros ojos. También la decimos con los ojos cerrados, en días especiales y en ocasiones especiales. Es poderosa. Sí se puede traducir palabra por palabra: una palabra y una palabra y una palabra. Shema significa escucha, Ysrale es Israel, Adonai es dios, o uno de los nombres de dios y ehad, que significa uno. Entonces dices: Shema Ysrael Adonai eloheinu, ehad. El conjunto de la oración, y su poder en esas palabras, es lo que no se puede traducir. Es la energía de la oración lo que es intraducible. Igualmente la dicen los soldados antes de ir a las batalla. Se conectan con dios y pues que pase lo que tenga que pasar. Y una palabra, así como ¿cualquier palabra? ¿Qué tal algo que tenga que ver con cocinar? Ṭabbāḵ, del árabe. Ṭabbāḵ significa cocinar, pero igual significa cuando uno mezcla las cosas y los planes. Si llego contigo y te digo ¿shoam tot voj? – ¿shoam tot voj? te estoy preguntado ¿qué estás cocinando? Lo puedes decir en dialecto como shoam to tot jov —y lo que quiero saber es qué cosas andas mezclando juntas—. Ṭabbāḵ es la cocina original, pero igual funciona para preguntar sobre los planes —estás cocinando un plan—, es cocina pero no es cocina ¿entiendes? ¿qué hay en la cocina, que hay de planes en tu cabeza? Pero igual puedes decir tam jat jarat, que quiere decir que lo que cocinaste se explotó, esfumó tu cocina. Está todo quemado, tus planes, todos quemados. Y había algo de lo que estaba hablando con mi vecino la semana pasada, que en Italia decimos, y no sé cómo traducirlo, pero se dice nube a pecorelle, pioggia a catinelle. Es una manera italiana de decir que si hay muchas nubes en el cielo significa que previamente en el futuro habrá mucha lluvia ¿no? Pero esto es algo , porque decimos que “el cielo es como ovejas” – no orejas, pero ovejas, el animal. Y bueno, decimos que si el cielo está como de ovejas es que va a haber lluvia, mucha lluvia. Esto es más o menos la traducción. Decimos cello que es cielo y pecorelle que son ovejas, muchas ovejas pequeñitas como en el sur de Italia. Lo que queremos decir es que si el cielo está como de ovejas es que va a haber mucha lluvia, pero no es en realidad mucha lluvia. Pioggia es lluvia, y cantinelle son estas cubetas que se usan para limpiar dentro de la casa, que antiguamente las utilizaban las mujeres para lavar la ropa también. Cantinelle es una gran cubeta de plástico llena de agua, y como bien sabrás, una cubeta de plástico llena de agua es muchísima lluvia. Y del alemán al inglés, ¿alguna palabra que no se pueda traducir? Sí: cabrón. Pero eso es al español. Bueno, en alemán decimos Schadenfreude. Imagina que hay dos niños disfrutando un helado. En eso, a uno de los niños se le cae el helado al suelo, y se pone todo muy triste. Su compañero le apunta con el dedo y se tira a reír y se burla de él. Eso es Schadenfreude. Freude significa felicidad y shaden significa daño. Alguien juntó esas dos palabras y decidieron utilizarlas para reírse y disfrutar de la miseria ajena. Esta palabra no la tienen en inglés, pero yo creo que se puede traducir al español como cabrón. Y marrane pa tu siki, es muy malo, es: mi polla pa’ tu culo. Y después hay otra que dice Dios para shunke; que Dios te lo pague. Son frases en quechua que se usan allá por la sierra, en la montaña. Está bien porque así me acuerdo de algo bueno y de algo malo. Allá en la sierra te gritan: ¡marrane pa tu siki! Y desde el holandés tú no puedes traducir la palabra gezellig a otros lenguajes. Gezellig sería acogedor, pero cuando lo pronuncias como holandés: ɣəˈzɛləxɛit, es la expresión, el sentimiento y la emoción de gezellig lo que no puedes traducir a ningún lenguaje. Es mucho más que acogedor. Cuando estas en un ambiente agradable, en un bar o en cualquier lado que es gezellig, nunca podrás encontrar la palabra correcta, la palabra exacta que pueda describir eso mejor que gezellig. Incluso Obama lo dijo cuando visitó Holanda, la palabra gezellig es única. Y el Wolof es muy interesante, es del Oeste de África, de Senegal. Mira, en Wolof dicen: Kéélute agoholo han. Se trata de la confianza, de confiar. Yo confío en tí, yo dejo mi dinero, todo lo que traigo, y me voy. Confianza. Eso es kéél. Y Kéélute es un poco diferente; significa alguien que puede tomar cualquier cosa, y puede hacer cualquier cosa sin ninguna duda. Pero kéél también significa este hueso de aquí, el de la cadera – el cuál, si se rompe, pues nos da problemas. Y en Indonesia cada isla tiene su propio lenguaje, pero todos hablan bahasa, que es el idioma común entre todos. En bahasa dicen adu. Y adu no se puede traducir. Es una expresión – quiere decir ‘¡vamos!’ o ¡venga! Pero igual se usa cuando algo pasa, y uno grita ¿¡porquééé!? O deseas con muchas ganas que algo suceda, dices ¡aduuuuu! Adu es algo que se te pega, si pasas mucho tiempo por allá, adu se te pega. Y sababa es una de las palabras más famosas en hebreo, y viene del árabe. Es como algo bueno, divertido, agradable. No hay una buena traducción, incluso desde el hebreo mismo, sin la influencia árabe. Es algo positivo, afirmativo, decir ‘¡claro que sí!’ en argot, argot de los 80’s. En su mayoría es una palabra positive, pero igualmente se usa cuando alguien está muy enojado – ¿quieres arruinarme? Bien, pero que sepas que también te arruinaré. Yo te avisé, así que cuidado. También está aizenmen, viejo argot yiddish: hombres de hierro, hombres en quien puedes confiar. Sof haderech: el final del camino. Positivo o negativo, dependiendo del contexto. Estuvo super bien, no puede ponerse mejor, o estuvo muy mal y no puede ponerse peor. No puedes imaginarte algo mejor o peor. Ptzatzot La Gabot: Bombas para tus cejas. Algo que estuvo increíblemente bien. Ptzatzot es como bomba —igualmente es o muy bueno o muy malo—. Y la palabra bomba pesa, especialmente en Palestina e Israel. Ib ptzaptza: ella es una bomba. Shaba pitzutz: ella amerita una explosión. Algo muy sexista, significa que yo tendría sexo con ella, y la explosion es la eyaculación. Es argot muy agresivo. Satla, es una palabra árabe, mayormente usada por vendedores de droga y otros criminales, pero que se filtró a la cultura popular. Significa drogarse o estar drogado. Satlan es la persona que hace el satla, quien se droga. Resisim La Risim o Pitzutzim Larisim, es astillas para tus pestañas. Las pequeñas cosas que salen volando de una explosión, eso, a tus ojos —pequeños pedazos de metal, de la explosión de las bombas, para tus ojos—. En el argot militar hebreo igual dicen kilshonim leishonim. Kilshon es como una pala, la que usan para el heno, eso, a tus párpados – significa algo muy bueno. Chaval Al Ha’Zman, significa que algo es una pena o lástima de los tiempos, el tiempo en el que se esté viviendo. Algo tan bueno que es una pena de los tiempos hablar de ello. Lit masgén, esta expresión es una mezcla de ruso y hebreo, es argot ruso de Israel. Masgi en ruso significa cerebro y masgán en hebreo significa aire acondicionado. Esta expresión se usa cuando te metes a un lugar con aire acondicionado para enfriarte, enfriar tu cabeza. Simplemente se unieron las palabras por como suenan. Y en fulani, que se habla en Mauritania, se dice fongere. Cuando está la gente comiendo y tú empiezas a comer también, y nadie está hablando. Hay algunas cucharas, y pues uno come porque tiene hambre, porque tu mente está enfocada en la comida. Y luego de esto hablas. Las personas se van a reír mucho, bastante. Algunas personas se van a reír tanto que no van a poder seguir comiendo más, porque la situación es tan graciosa. Tú tienes hambre, y cuando te dan comida, aunque sea un poco, y empiezas a comer, pero igual te pones a pensar: ¿qué tengo que hacer hoy? y te distraes. Eso da risa. Puedes pensar, si no vienes de esta cultura: ¿qué acaso no puedo hablar y decir que tengo hambre? Tengo un poco de comida en mi estómago, tengo algunos pensamientos o preguntas que quiero hacer. Pero en mi cultura se dice que si estás comiendo, solo estás comiendo. Y si estás hablando, solo estás hablando. Esto significa que estás consciente, en tu cerebro, de lo que estás haciendo. Pero si tienes hambre, comes, y te detienes a la mitad y empiezas a hablar, eso es lo que es gracioso. Hacer esto se llama fongere. No es un insulto, simplemente es algo gracioso. También decimos ombona les bareme. Si estás en una comida, con tu familia o con amistades, y alguien se para y va por algo, después de unos minutos alguien pregunta: “Hey ¿dónde está? ¿dónde anda?” Dirán que esa persona está bajo la comida o bajo la mesa – ombona yasjou, ombona les bareme. Bareme es en donde estás comiendo, en francés le decimos repa, es como una paella…


Referencias:
1 – Blood In, Blood Out. Taylor Hackford. 1993. Traducción EMC.
2 – P.175. What is a “Relevant” Translation? In: Critical Inquiry, Vol. 27, No.2 Jaques Derrida & Lawrence Venuti. The University of Chicago Press. 2001. Traducción EMC.
3 – P.108 Fire in the Belly: The Life and Times of David Wojnarowicz. Cynthia Carr. Bloomsbury USA. 2014. Traducción EMC.

 

Las ideas aquí expresadas son responsabilidad de sus autores. Miradas Múltiples las ha incluido en apoyo a la libertad de expresión y el respeto a la pluralidad.

Comparte: La música después de Babel

por

Inglaterra

Ocupado (a veces distraído) con textos, charlas, triques y canciones.
Contacto

Ver artículos relacionados

PORQUE NO QUEREMOS NI UN ASESINATO MÁS POR VIOLENCIA MACHISTA – 8marzo2018 – #8M