Recados (III)

Por   ・ Inglaterra
Fotografía: Edgar M. Caamaño 26 octubre, 2018

Encuentra aquí las entregas anteriores.

En cuanto a escucha de voces se refiere, soy de los ejemplares menos eficientes. No soy experto ni por teoría ni por experiencia. Que alguien me explique ¿porqué dios nunca habla conmigo o porqué no escucho, por más que rasco y busco, una singular y única voz interna que me alumbre fijamente hacia tierra firme? Siempre son varias voces, varias ideas. ¿Cómo llenarse de silencio? De no ser esto posible, ¿cómo entender los distintos puntos de vista de tantas voces? La escucha de voces es una de varias alternativas para vislumbrar los extremos a los que se estiran nuestras mentes humanas, ya sea por fuerza de trauma, de característica natural o de explicaciones aún en debate.

Abrirse a testimonios diferentes sobre características mentales peculiares nos incumbe, ya sea para entendernos un poco más como especie, para organizar el balance o la resistencia. Pero para hacer todo eso, hay que tener salud.

¿Es posible curar la esquizofrenia? Según Eleanor Longden, lo que es posible es curar los traumas vividos. La recuperación no es solamente posible, es inevitable. La recuperación es un derecho humano fundamental, y no debería ser una excepción, debería ser una regla. Continuar tratamientos donde se asume que hay algo intrínsecamente malo en el cerebro equivale a una suerte de guerra civil psíquica, donde tener que atacar dicha ‘maldad’ implica tomar una postura constantemente agresiva contra la propia mente.

Manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid MEDSAP. Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. 21 de OCtubre, 2018. MAdrid, España. Fotografía: Miradas Múltiples.

El cambio no está en seguir pensando que algo está mal contigo, con tu química y tu biología, pero en empezar preguntando ¿qué te ha pasado? ¿qué eventos han marcado tu vida? Esta aproximación podría evitar la injusta sentencia que, como muchas otras personas, tuvo que superar Eleanor, donde la persona es simplemente “diagnosticada, drogada y descartada”. 1

Un diagnóstico es una etiqueta. Es el estuche. Es la primera apariencia que ofreces. Una etiqueta es una identidad y una ayuda para el reconocimiento, algo que me asegura lo que encontraré dentro de una lata, de un contenedor, de un cuerpo. Sin esas palabras afuera de la estructura, no sé lo que voy a comer, no sé a dónde voy a entrar y no sé a quién(es) acerco a mi persona. Las etiquetas son sentencias o ventajas, palabras para la construcción o destrucción de oportunidades.

¿Podríamos ser sin estas palabras, sin estos nombres? ¿Sería mejor poder escoger aquellas que nos beneficien más? Si en verdad somos paquetes sospechosos transitando las vías de seguridad, no nos conviene atraer la atención de las cámaras de vigilancia, de los perros de seguridad y del personal de los centros de detención.

La escucha de voces presentada como esquizofrenia no sólo habita los campos de la medicina o la religión. Siempre habrá ligas económicas de por medio, así como juegos de poder. 2 He conocido personas en distintos países que, moviendo a su favor las apuestas de la burocracia, cobran los seguros y apoyos sociales dedicados a la mejora de la salud mental. Estos abusos pueden hacer que los procesos para solicitar ayuda se vuelvan más complejos y restrictivos, afectando a quienes en verdad necesitan los apoyos.

Manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid MEDSAP. Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. 21 de OCtubre, 2018. MAdrid, España. Fotografía: Miradas Múltiples.

Por otra parte, hay casos reales, películas y leyendas de asesinxs que escucharon y obedecieron voces, las cuales les ordenaron torturar, violar y matar. Dependiendo del país, con sus leyes y su justicia, la argumentada falta de facultades mentales o de la incapacidad de entender las consecuencias de los crímenes, puede suavizar sentencias. Vale la pena reflexionar qué lugar es mejor ¿la cárcel o el hospital psiquiátrico? No es posible juzgar las voces sin el cuerpo que las obedeció. La mente obediente puede buscar una reducción del castigo, aceptando o utilizando ciertas consideraciones legales a su disposición. El problema no es que estas personas escuchen o no voces, pero que son capaces de asesinar continuamente.

Manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid MEDSAP. Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. 21 de OCtubre, 2018. MAdrid, España. Fotografía: Miradas Múltiples.

Otra liga económica importante es la que se relaciona con el potencial comercial de la locura creadora. Escribo ‘locura’ porque hay estrategias comerciales que no se enfocan en deshacer o en cuestionar esta etiqueta, aun cuando podría ser considerada como denigrante o negativa por algunos grupos y personas. Hablemos de la locura comercial y sus cualidades invaluables, donde no se necesitan curas sino marketing. La locura creadora no se puede medir ni describir adecuadamente, sólo se siente. Se nos vende normalmente en conjunto con la genialidad, que es una cualidad inseparable de dicha locura.

Esta mezcla es muy razonable desde un punto de vista puramente comercial. En términos de negociación, lo que te estoy vendiendo es un producto irrepetible, originario de una mente única entre las masas cuerdas, normales y aburridas. Ese talento, al no tener precio, puede tener cualquier precio.

Para las industrias artísticas culturales del espectáculo, algunos planes de negocios suelen incluir artistas creadorxs atormentadxs, quienes satisfacen plenamente nuestras ganas de creer en la mística del genio, ese algo que no se puede enseñar ni aprender, cuya bendición se paga con la pérdida de la sanidad. Es un extra al precio del producto, un aura innata de historias emocionantes sobre la tortura del alma o la razón. Entretiene y asusta lo suficiente como para mantener al público contento con la inversión.

Estamos ante delicados argumentos sobre la posible falsificación de características o problemas mentales. ¿Dónde queda la confianza? ¿Es necesario vigilar electrónicamente el cerebro para detectar infaliblemente las mentiras? Pronto abundará la tecnología para visualizar, en tiempo real, nuestros procesos cerebrales, y sabremos a ciencia cierta si un cerebro humano miente o dice la verdad. Habrá uno o varios algoritmos que detectarán mentiras de la misma manera que una radiografía muestra fracturas o tumores.

Manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid MEDSAP. Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. 21 de OCtubre, 2018. MAdrid, España. Fotografía: Miradas Múltiples.

Pero una mentira es más compleja que una falla corporal. Puede que nos gusten las mentiras, o las verdades interpretables. Además de la muerte, no conozco otra verdad que haya durado tanto en nuestra historia. Todxs moriremos.

Ideas e ideales como la democracia y los derechos humanos, la economía y el mercado libre, o la belleza, la normalidad y la fealdad bien pueden ser caprichos, guías y sistemas, alucinaciones o incluso rutinas de comportamiento acordadas por la mayoría. No niego que sean necesarios en algunos momentos pero ¿cómo saber si son verdaderos? ¿Cómo diferenciar entre curas y anestesias?

Manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid MEDSAP. Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. 21 de OCtubre, 2018. MAdrid, España. Fotografía: Miradas Múltiples.

En la rutina de los ratos libres para trabajar no importa la salud, lo que importa es la acción. Mientras pagues tus impuestos, produzcas clicks e información, y continúes las misiones y visiones de quienes necesitan beneficiarse de tu energía, no importa que habites huecos sin tranquilidad, que sufras aislamiento, migrañas, depresión o entumecimientos emocionales y físicos. Ya has sido activadx, se activx. Eres libre de hacer lo que se te ordena, las personas normales no escuchan voces. Obedece.

Las leyes aún no escritas de la convivencia nos ordenan publicar o perecer. Saturar de contenido, llenar de datos e información. Ser todo el tiempo. Estar presentes como granos de arena, viendo flotar sobre nosotrxs los espejismos de la eternidad. Es el mundo oficialmente inundado de conexiones, y ya no hay afueras. En los recorridos de este caluroso clima, la salud mental es un lujo codiciado. Las historias que nos contamos, nuestras razones de ser, nuestras misiones, visiones y alucinaciones proveen parte de la salud y la estabilidad necesaria para seguir.

La historia actual más dominante nos cuenta que El ser humano es el centro del universo y de las explicaciones sobre el mismo. Soy un individuo que, con el esfuerzo y la concentración adecuados, puede acceder a su propio espacio interno de libertad, donde se encuentra la voz única y singular, el yo auténtico. Hablando con esta voz y escuchándola atentamente, nada ni nadie puede conocerme o descubrirme mejor que yo.

Fotografía: Edgar M. Caamaño

Al saber ser correctamente escuchador de mi única voz interior adquiero la autoridad de decidir sobre mi mundo. Puedo tener un voto libre y secreto, donde mi elección cuenta. Soy el cliente, y el cliente siempre tiene la razón. Puedo decidir qué es belleza y qué es fealdad, pues ambas se encuentran en los ojos de quien mira. Según Yuval Noah Harari, esa es la versión oficial que nos hemos estado contando y creyendo. 3  

Pero igualmente estamos forjando, a través de las ciencias biológicas y computacionales, una nueva versión de la historia, donde no soy un individuo, no hay esencias únicas ni voces internas. Soy un organismo que reacciona de acuerdo a los algoritmos de mi cuerpo y mi mente. Todo es algoritmos, fuera y dentro de mi piel. El ser humano no es el centro del universo y de Él no parten todas las explicaciones sobre el mismo.

Con y sin su ayuda se están desarrollando tecnologías genéticas, implantes cerebrales, drogas inteligentes e inteligencia artificial conectada directamente a nuestra inteligencia no-artificial, borrando las fronteras entre el ‘yo’ que creíamos conocer, y los algoritmos que, en teoría, podrían conocer tu ‘yo’ mejor de lo que tú lx conoces.

Como los dioses en la antigüedad, los algoritmos de estas tecnologías conocerán tus deseos intelectuales, comerciales y emocionales mejor que tú. No habrá razón de ser para la voz interna o las voces humanas. Reduciendo la complejidad de los mensajes a sencillos flujos de información, somos y/o seremos poco más que bases de datos. 4 Se establecerá la exactitud numérica como la norma a seguir, el rasgo definitivo que confirmará si algo o alguien existe.

Fotografía: Edgar M. Caamaño

¿Qué futuro tiene entonces la escucha de voces? ¿Se continuará la limitada y retrógrada receta de diagnosticar, drogar y descartar? Si las bases de datos van a establecerse universalmente como las medidas centrales de explicación, entonces tenemos que mejorar los alcances y la flexibilidad de lo que vamos a entender e incluir como experiencias humanas e, incluso, post-humanas.

La gran mayoría de las muestras que utiliza la ciencia para generalizar sus descripciones de la humanidad, y sus normalidades, provienen de porciones diminutas de la diversidad humana. Se toma como regla general a tan pocas personas que los resultados no son significativos ni representativos de nuestras distintas experiencias. Las investigaciones dominantes suelen llevarse a cabo en personas provenientes de sociedades occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas. 5, 6

En un estudio que compara a escuchadorxs de voces de la India, E.U.A y Ghana, Tanya Luhrmann 7 descubrió que la cultura en la cual nacen y se desarrollan las personas influye en la experiencia y el entendimiento de la escucha de voces, transformando lo que las voces dicen y las maneras como los cuerpos interpretan los mensajes. Esto es importante pues la ciencia psiquiátrica no suele tomar en cuenta variaciones culturales.

En los Estados Unidos las voces se sentían como intromisiones del mundo personal e individual, y el sentimiento predominante era la frustración de no poder controlar la fuerte presencia de estas voces. Por el contrario, para las personas en Chennai y en Accra, era más fácil entender que no es posible controlar las voces. Estas eran interpretadas como personas o entidades aparte o además del ‘yo’, quienes al tener su propio espacio y su propio ser, no pueden ser controladas y no nacen exclusivamente del interior.

La capacidad de entender qué está fuera o dentro de nuestro control puede moldear la capacidad que tenemos de percibirnos en el mundo, y de cómo negociamos las alteraciones de estados mentales.

Como animales sociales, ¿somos seres independientes o interdependientes? Algunas sociedades ponen más énfasis en la narrativa del éxito o del fracaso singular, mientras que otras dependen de la creencia de que el yo está siempre entretejido con las entidades a mi alrededor, y es definido a través de varias relaciones; no se define solo. Por ejemplo, en la filosofía de John Mbiti, se entiende que ‘sólo en términos de otras personas es que el individuo africano se hace consiente de su propio ser’ 8. De igual manera McKim Marriott 9 y Noah Harari 10 concluyen que hay momentos donde la persona puede dejar de ser individuo para pasar a ser dividuo.

Fotografía: Edgar M. Caamaño

Es complicado pues por un lado está el valor que le damos a la experiencia individual, y por otro lado está la relación de esta experiencia con todo lo demás fuera de ti, pensando dividualmente. En este escenario ¿quiénes es tu ustedes? ¿cuáles son sus y nuestras libertades dividuales? El desear cumplir nuestros sueños e ilusiones y alcanzar la libertad de hacer lo que queramos, a veces a costa de lo que sea, podría estar resultando poco efectivo en cuanto a tratar de hacer de este planeta un sitio más habitable para las siguientes generaciones humanas, no-humanas y post-humanas de dividuxs.

Entonces, ¿está loca la humanidad? No sé que decirte, me encojo de hombros. “Pues la razón es lo bastante esquiva, / sin encima tener que pelear con las visitas que tienen en mente mi destrucción; / la razón intercede con / el discurso de la locura / creando orden en medio del desorden potencial.” 11

Reflexionemos con la seriedad que amerita la paranoia de la razón, la seguridad de la ignorancia y el hambre de la locura. Una verdad sólida sobre las ideas humanas y su aplicación es que tienen origen y final. Así como empiezan, también cambian y terminan, nunca son estáticas, permanentes o infinitas. ¿Cómo llegó a relacionarse la salud con la mente? ¿Cuál fue el primer virus mental? ¿Cómo inventamos la locura como una falta de salud?  En el espacio de una curiosidad sana, ¿porqué pensar que la esquizofrenia y la enfermedad mental, la razón y la locura, son fenómenos universales? Como descendiente de una cadena familiar de eminentes practicantes de medicina, Michel Foucault se preguntaba:


“¿Quién a podido ser reconocido como loco? ¿Cómo viene a manifestarse la locura en signos que no pueden ser rechazados? ¿Cómo ha llegado a tener un sentido en una naturaleza?” 12


Limitándonos a la historia de Occidente, la razón y la locura han sido inseparables, pues una necesita de la otra para justificar su existencia. La persona sana se compara con la persona enferma, definiendo su salud a partir de la enfermedad percibida. En ocasiones, es tal la obsesión con la locura como enfermedad mental, que la sana razón termina enajenándose, incluso enfermándose, con esta diferencia, “yo soy lo bastante razonable para reconocer su locura” 13

Ya sea que se viva en carne propia, con la familia o las amistades, o simplemente se revisen las discusiones de líderes políticos a nivel mundial, es fácil entender que razón y locura no tienen porqué estar peleadas o separadas. Pueden habitar un mismo cuerpo. Pueden coexistir dentro de un mismo grupo o sociedad, y suceder al unísono.

Fotografía: Edgar M. Caamaño

Podría decirse que todxs escuchamos voces en diferentes momentos e intensidades. De alguna manera toda persona está entre voces. ¿Has escuchado hoy a tu voz interna? ¿Le llamas Instinto, Razón o Conciencia? ¿Qué acentos tienen? ¿Dónde aprendieron sus primeras sílabas? De ser varias, ¿son tus voces internas platicadoras, o más bien reservadas y penosas?

Fuera de ti, puede que las condiciones de vida te obliguen a pertenecer o perecer. Nadie escucha. Todo es o monólogo o silencio. Esto trae consigo la ansiedad de la aceptación y la depresión o el peligro del rechazo. En estos extremos de sometimiento ‘se ha callado la libertad siempre peligrosa del diálogo’ 14, al mismo tiempo que se devalúan otras cosas:

“La sabiduría y la verdad siempre son alejadas indefinidamente por la razón, la locura no es , nunca, más que aquello que la razón puede poseer de si misma.” 15

No se requiere de mucho esfuerzo para ver que el siglo XXI tiene relaciones peculiares, incluso novedosas, con la sabiduría, la verdad, y la razón misma. En cuanto a líderes se refiere, la flexibilidad, ruptura o corrupción de la honestidad por la abundancia de poder no es algo nuevo, pero hoy sucede como una realidad pública en continua expansión y aceptación.

¿Qué posesiones tiene hoy nuestra razón? ¿Nos hemos conectado a redes más allá de la locura? Vivimos entre voces de post-verdad, de noticias falsas y hechos alternativos – verdades y voces alternativas. Hemos alejado la sabiduría y la verdad con las razonables redes digitales de loca hipercomunicación. No. Hemos creado nuevas verdades, difíciles de comprender para los cerebros pre-internet, que deambulan sin conexión. Los extremos de la razón y la locura, la verdad y la mentira, llueven como un mismo líquido, cayendo indiscriminadamente desde los fondos planos de nuestras pantallas, empapándonos los ojos, el cerebro y el corazón (habrá quien diga que también el espíritu o el alma).

Tenemos muy pocos trazos acerca de los mapas de nuestros cerebros. Vámonos despacio por el valle, respetando el terreno. Hay que seguir aprendiendo qué frutos matan y qué frutos nutren. Sigamos las dudas de los espectros quizás infinitos de estados mentales inexplorados. Las novedades bajo el sol son las que aquel gran astro no puede iluminar, porque son estados mentales, no estados dentro del espacio geográfico de las naciones.

Existen en pequeñas galaxias dividuales. Nuestras voces que pasearán por las redes y nodos que serán ¿qué serán?


Referencias:
1 -Ver video:
2 – Para mayor información sobre una escuchadora de voces cuya crítica se expande hacia las relaciones entre la política, la psicología y la experiencia personal de abusos sexuales e institucionales, recomiendo dedicarle tiempo a Jacqui Dillon, cuyas temáticas van desde el rol político de las terapias, hasta la evolución de la postura de lo personal como político que se transforma en lo psicológico como lo político.
Ver entrevista con subtítulos en español:
Ver ponencia:
Página personal
3 – P.382. Homo Deus. A Brief History of Tomorrow. Yuval Noah Harari. Vintage. London. 2017. Trad. EMC
4 – Ibid Harari P.383
5 – Por sus siglas en inglés, estas sociedades se llaman W.E.I.R.D societies (Western, Educated, Industrialized, Rich and Democratic). La palabra ‘weird’ se traduce vagamente como ‘raro’ al español. Hablamos entonces de que la medida de muchos estudios son sociedades ‘raras’, pensadas como modelos de normalidad.
6 – Ibid Harari P.412
7Differences in voice-hearing experiences
8 – Ibid. Differences in voice-hearing experiences
9 – Ibid. Differences in voice-hearing experiences
10 – Ibid Harari P.338
11 – P.8 The Uninvited Stranger en Poems from the madhouse. Sandy Jeffs. Spinifex Press. Australia.2002. Trad. EMC
12 – P.8 Historia de la locura en la época clásica II. Michel Foucault. Biblioteca:IRC.
13 – P.5 Historia de la locura en la época clásica III. Michel Foucault. Biblioteca:IRC.
14 – P.5 Historia de la locura en la época clásica II. Michel Foucault. Biblioteca:IRC.
15 – P.5 Historia de la locura en la época clásica III. Michel Foucault. Biblioteca:IRC.

 

Las ideas aquí expresadas son responsabilidad de sus autores. Miradas Múltiples las ha incluido en apoyo a la libertad de expresión y el respeto a la pluralidad.

 

Comparte: Recados (III)

por

Inglaterra

Ocupado (a veces distraído) con textos, charlas, triques y canciones.
Contacto

Ver artículos relacionados

No se mata la verdad matando periodistas

 


 

#NoAlSilencio


 

Ni un periodista asesinado más

 

 


 

Agenda
#NoViolencia   #MarchaMundialporlaPaz

 

Lanzamiento de la 2ª
Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia