La pobreza es un secreto a voces

Por   ・ México - Inglaterra
Texto y fotografía: Pablo Allison 8 noviembre, 2018

El otro día salía de mi casa y observé a un señor caminando de la mano con sus dos hijas. Inmediatamente pensé en el cariño y amor que les proveía. Las dos niñas, de entre 12 y 15 años llevaban palomitas de maíz, mismas que deduje comerían mientras se entretenían viendo una película en el cine.

Me planteaba la pregunta, ¿Cómo le hará esa familia para salir adelante? Presiones en la vida como pagar la tenencia vehicular, hipoteca, manutención de la familia, entretenimiento, etc.  Son problemas de todos los días que no son particulares a México únicamente; son problemas que suceden en cualquier país donde algunos tienen mucho y la mayoría hablan en voz baja de su realidad.

El sentimiento de ahogamiento y frustración de no ver la luz al final del túnel a raíz de las presiones económicas es el día a día de la gente en países con salarios tan bajos como este.

El análisis rápido de esta familia no es el primero que hago. Me he hecho esos planteamientos en un sin fin de ocasiones, encontrando respuestas concisas y que tienen sentido para mí.

Por otro lado, camino por las calles y observo la actividad diaria de la gente, el ir y venir de risas y sonrisas, la alegría de la gente, las personas cargando teléfonos celulares de marca, las vestimentas de lujo, los autos último modelo, etc. Me pregunto si todo esto es verdad o una realidad enmascarada para esconder la frustración que se vive a consecuencia de un futuro no prometedor, donde uno está forzado a vivir al día sin planear el futuro.

Acto seguido, subo al metro y me percato de las miradas y gestos de los pasajeros. El metro se detiene en la siguiente estación, sube una vendedora al vagón ofreciendo artículos probablemente de procedencia China y a precios muy bajos, se retira y en seguida sube un campesino descalzo dejando sus notas en las piernas del resto de los pasajeros. Casi todos lo ignoran y siguen platicando, durmiendo, escuchando música o respondiendo mensajes en el teléfono celular.

Bajo del metro para dirigirme al centro de la Ciudad de México. Camino sus calles con la rapidez que me caracteriza, adelantando a cada comerciante que ofrece más productos chinos. Esquivo personas pidiendo limosna en la calle.

Hago un paréntesis aquí, pareciera que los indigentes se han vuelto parte del ‘mobiliario urbano’ de la ciudad.  Existen en un espacio determinado pero da la impresión de que casi nadie se percata de su presencia, o quizá no quieren percatarse, es mejor ignorarlos para evitar la molestia.

Ya por la tarde, siento hambre y decido hacer una parada forzada en una famosa cadena comercial de comida mexicana. Me atiende una mujer de alrededor de 40 años. Mientras espero mi platillo me pregunto si la camarera tiene familia que mantener. El salario que ha de ganar no creo que le alcance más que para salir al día.

Ya para las 5 de la tarde me doy cuenta de que he gastado casi 1000 pesos entre una cosa y otra. Pregunto entonces, ¿en qué se me fue tanto dinero?  Hago cuentas rápidamente y noto que entre gastos mínimos se me ha ido casi todo el dinero. Dicho capital no alcanza para nada hoy día.

Ya por la noche, arribo a casa de unos amigos quienes están pasando la noche bebiendo alcohol y consumiendo unas cuantas drogas. Entre risas empiezan a platicar de cosas sin importancia, pero es un buen motivo para pasar el tiempo sin presiones y olvidando que hay un sin fin de problemas internos por resolver; es viernes y no importa nada más que pasarla bien con los amigos y bailar.

Justo ahorita, mientras escribo estas reflexiones, veo a una pareja de jóvenes músicos tocando en una avenida de la capital. La gente pasa de largo aunque una mujer si se detiene a darles unos cuantos pesos. Uno de los jóvenes corre de esquina a esquina para motivar a la gente a que le echen una moneda al gorro pero casi siempre es un intento fallido.

Una vez más pongo a mi mente a trabajar y me cuestiono ¿cómo es posible que puedan entretenerse de tal manera, gastando el dinero que tanto trabajo les cuesta acumular, en unas cuantas horas?

Las sonrisas y risas encubren el llanto interno pero también estoy consciente de que pensar constantemente en los problemas que a uno lo aquejan no resuelve mucho.

Cuando uno observa la vida en general desde un punto distante, pareciera que nada pasa. Se ve como si todo fuera normal y que no hay nada por qué preocuparse pero son esos destellos de introspección y observación detenida los que lo hacen a uno consiente de la realidad.

 

Las ideas aquí expresadas son responsabilidad de sus autores. Miradas Múltiples las ha incluido en apoyo a la libertad de expresión y el respeto a la pluralidad.

Comparte: La pobreza es un secreto a voces

por

México - Inglaterra

Nací en Manchester, Reino Unido y fui criado en México, en el Distrito Federal o Ciudad de México, como se conoce ahora. Inicié mis estudios universitarios de fotografía documental y periodística en la Universidad de las Artes, en el London College of Communication de Londres, Inglaterra. Posteriormente, en 2009, me recibí como fotógrafo documentalista del Newport College of Art and Design, de la Universidad de Gales. Mi aprendizaje en el ámbito de los derechos humanos, trabajando en organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y ActionAid, en Londres, se convirtió más tarde en inspiración para abordar las artes visuales desde un enfoque social y humanista. Algunos de los conceptos que utilizo en mis continuas exploraciones de la realidad son la libertad, la reclusión, el control, la migración y, obviamente, los derechos humanos. Miradas Múltiples me da la posibilidad de generar contenidos cotidianos para referirme a personas comunes y corrientes, como yo, sin inmediatez y siendo subjetivo, pero a la vez balanceado, justo y sensible, desde la empatía y sin dejar de lado el rigor en la información. Encuentra más de mi trabajo en Instagram: pablondon1
Contacto

Ver artículos relacionados

No se mata la verdad matando periodistas

 


 

#NoAlSilencio


 

Ni un periodista asesinado más

 

 


 

Agenda
#NoViolencia   #MarchaMundialporlaPaz

 

Lanzamiento de la 2ª
Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia