Manifiesto

Manifiesto Miradas Múltiples

Este es un llamado, es nuestro mensaje en la botella para quien quiera tomarlo; aunque lo arrojamos con el deseo de que sea recogido por muchos, muchos como nosotros y otros no tanto, con quienes necesitamos convivir. En realidad, esperamos que sea acogido y replicado por quienes comparten nuestro sentir, porque los necesitamos, nos necesitamos.

Somos de muchas partes, pero nos reconocemos en nuestra circunstancia dentro de las sociedades contemporáneas: desinformados. Sensación que provoca desconcierto, aislamiento, desesperanza. Es cierto, muchos hemos atrofiado nuestras habilidades sociales, aferrándonos en nuestro individualismo, confiando en las instituciones culturales para sobrellevar la vida diaria. Pero el malestar por el desarreglo y la incongruencia entre las expectativas colectivas y las experiencias individuales cada vez es mayor. Aún más cuando el vertiginoso avance tecnológico acelera el asombro ante las promesas que se abren, pero dificulta nuestra capacidad de asimilación de cada giro, desubicándonos, trastornándonos.

Cada vez es más señalado que el negocio de la prensa tradicional lucha contra las crisis económicas, empeoradas por el modelo de financiamiento publicitario y el avance tecnológico que ha abierto el mercado informativo a plataformas no convencionales. La competencia por la audiencia es mucho mayor no solo entre los medios reconocidos como tradicionales, sino por la incursión de nuevos agentes informativos montados sobre potentes sistemas de comunicación, que hasta el momento son abiertos a todo aquel que tenga el acceso tecnológico para conectarse a las redes. Algunos profesionales del periodismo han llegado a considerar que nunca había habido un mejor momento para ser lector, al mismo tiempo que reafirman la necesidad del periodismo. Pero, ¿esto es así?

Una revolución tecnológica como esta no ha resultado del todo una bendición: la multiplicación de canales de información y su acceso, relativamente libre, para todo aquel que tenga interés de comunicar algo, tiene una potencia de audiencia inédita. Lamentablemente, aún no se instauran los mecanismos para equiparar la potencia de transmisión de una señal con la calidad informativa de su contenido. Los medios de comunicación tienen el poder tecnológico para hacer llegar sus mensajes -cualesquiera que sean- a cualquier parte del planeta.

Actualmente, los preceptos rectores del negocio periodístico, -la exclusividad y primicia informativa- ya no son suficientes para garantizar una audiencia, a la que le es intrascendente el “metadato” que identifica la autoría como añadido del contenido. También ha sido trastocado el equilibrio entre la dependencia financiera de un medio periodístico y su independencia editorial para publicar la información que posee respondiendo exclusivamente a la sociedad. Como dijo Jordi Pérez Colomé “No es tanto lo que acabas sacando como los detalles que dejas fuera” -durante un encuentro entre profesionales del periodismo que reflexionaban sobre la coyuntura del Brexit y la presidencia de Trump en EE.UU.- para describir uno de los modos en que la agenda periodística de un medio tradicional cedía ante las presiones de sus patrocinadores. La conversión de redacciones en comités guardianes de la responsabilidad social y el oficio periodístico, no es garantía de su salvaguarda. Por su lado, los nuevos agentes periodísticos montados sobre las plataformas de redes digitales cuentan con una estructura tan pequeña que no son codependientes con intereses de patrocinadores, pero tampoco cuentan con la capacidad para garantizar producción informativa rigurosa.

Se fabrican las noticias que se quieren transmitir. La credibilidad fundada en el prestigio del medio ahora compite con el formato de presentación. Los think-tanks productores de agendas de discurso, alimentadas de fake-news, dirigen el tráfico informativo a través de las líneas ideológicas determinadas por grupos de poder, generando fenómenos comunicativos de gran repercusión social, como la post-verdad

Si algo es evidente es que la condición actual de la relación de medios de comunicación y sociedad es de alta tensión, con una población pasmada ante la saturación de estímulos informativos; con escasas herramientas para neutralizar los sesgos, identificar la falsedad y manipulación de información. Existe una ceguera en los medios para visualizar el tema de reflexión, no en su correlación con la agenda informativa, sino en el reflejo social ante esa agenda. No solo exigimos veracidad periodística, requerimos de tiempo para asimilar la información y ubicarnos en relación con los acontecimientos que forman la realidad.

Entonces, declaramos que la labor periodística está obligada a adaptarse conforme a las circunstancias entorno al objetivo de comunicar los acontecimientos en el nuevo panorama social y tecnológico. El talento individual del periodista debe canalizarse a través de las nuevas estructuras mediáticas con nuevas formas colaborativas. Contra la credibilidad del prestigio en una publicación completa, anteponemos lo mejor del oficio periodístico. No solo por parte de profesionales, sobre todo de ciudadanos que compartan sus experiencias y saberes con al público.

Miradas Múltiples es un espacio de encuentro de reflexión y discusión, promoverá la germinación del momento de pausa para percibir, ordenar, reflexionar, asimilar la información respecto a diversos temas. Comunicará con la mediación de la reflexión, -parafraseando a Octavio Paz-, extendiendo la vista hasta que toque al otro con la mirada. Periodismo mirando para saber decir.

Alrededor de este espacio nos reunimos para ejercer nuestra libertad de expresión sin censuras ni monitoreos, creyendo en proyectos diseñados por la gente para la gente; trabajando desde abajo para construir sentido.

Desarrollado con la razón y pasión de sus colaboradores. Aprovecharemos las ventajas de esta era tecnológica, generando encuentros entre múltiples visiones condicionadas a las formas de mirar de cada experiencia local dentro de un mundo global. Seremos miradas abiertas a reconocerse en los otros.

Queremos esclarecer, escuchar, sentir a los otros, empáticamente; contar las historias ocultas, incluyendo las pequeñas, esas que reflejan la grandeza de la realidad y proporcionan un referente de identificación. Honraremos la perspectiva comunitaria mediante la cercanía con la gente; ejerceremos nuestra libertad, intrínsecamente ligada a la responsabilidad del rigor informativo, contrapuestos a la falsedad y la desinformación. Queremos cambiar las cosas, exponer una problemática que nos preocupa y que necesita ser conocida en distintos lugares, con la intención de que otros puedan reflejarse. Recorreremos las trincheras de la democracia participativa utilizando nuestra palabra como arma y estandarte. Esgrimiremos la mirada crítica, aguda, mutable y honesta hacia el mundo, desde la periferia y el arrojo. Juramos decir lo necesario, lo incómodo, lo políticamente incorrecto contra la censura y la desinformación. Como grita Gloria Fuertes:

“Hay que decir lo que hay que decir
Hay que decir lo que hay que decir pronto,
de pronto,
visceral
del tronco;
con las menos palabras posibles
que sean posibles los imposibles.
Hay que hablar poco y decir mucho
hay que hacer mucho
y que nos parezca poco:
Arrancar el gatillo a las armas,
por ejemplo.”

Hemos repensado el periodismo con el compromiso de documentar y mostrar la transformación política, social y cultural de México y el mundo. Seremos camaradas pensando “fuera de la caja”. Concebimos que el buen periodismo –contrapuesto a los demás que existen– pretende decirle de nuevo al mundo algo que nos hace íntimamente humanos.

Por eso, hoy nos comprometemos a hacer cada escrito, fotografía, y demás de nuestro trabajo lo mejor que podamos, con delicadeza y detalle; escribiremos desde el alma, buscando la esencia de la vida misma, así podremos darles el verdadero sentido a nuestros trabajos cotidianos. Ello nos traerá verdadera satisfacción en nuestra vida diaria y nos motivará a comenzar cada día con nuevos ánimos.

Haremos nuestro mejor esfuerzo cada uno, individualmente, ayudando a nuestra misión diaria como equipo para informar desde la vida misma. Conjuraremos la falta a la verdad mediante nuestro profesionalismo y disciplina.

 

¿Qué es Miradas Múltiples?

Miradas Múltiples es reconocerse como un engranaje social, saber que lo que hacemos individualmente tiene un impacto colectivo.

Es abandonar la sobrexposición del yo y empezar a relatarnos como comunidad

Es no quedarnos al margen y decir lo que realmente pensamos

Es dejar atrás el reclamo y abrir paso a la propuesta

Es vernos, de frente y como iguales

Es validar otros conocimientos

Es dar voz y darnos voz:

Es como un relámpago en la noche

Es la oportunidad de encontrar la grieta en el muro de la resignación

Es un anhelo y una convicción

Es una posibilidad y un deseo

Es una decisión

Es una sociedad que se ensancha

Es un mundo que se está pariendo

Es un amigo que toca la puerta

Es el hermano que vuelve a casa

Es un mural en América Latina

Es encontrar poesía en lo que sea

Es “servir el atardecer en un plato”

Es dejarlo todo nuevamente y comenzar

Es lo que distingue a la gente progresista de la conservadora

Es nuestro tiempo y nuestra voz

Es gente confiando en otra gente

Es pensarnos a nosotros mismos

Es hacer lo que nadie hace, es ayudar a quien nunca nos devolverá el favor

Es una invitación a no rendirnos

Es dejar de vivir en competencia unos con otros

Es atreverse y decir: “El rey está desnudo”

Es hablar con el lenguaje del ciudadano común

Es nada mecánico

Es estremecerse por lo que pasa en cualquier parte de la tierra

Es tener miedo y ser valiente

Es humanizarse

Es amar sin medida

Es que ninguna realidad nos es ajena

Es la multiplicidad de realidades

Es soñar diferente, abrir nuevos rumbos, inventar nuevos escenarios

Es sentir el pulso de la calle

Es un primer esfuerzo muy grande

Es una gesta pequeña

Es pedirle al lector: “No nos leas si piensas que te diremos lo mismo que otros”

Es no solo indignarse por los “excesos del sistema”, sino por El Sistema

Es entender que los problemas son estructurales

Es no dorar la píldora para ganar audiencia

Es irrumpir en una maquinaria poderosísima

Es una herramienta alternativa que estamos inventando

Es devolver al periodismo la noción de servicio

Es periodismo para un mundo que todavía no existe

Es convencer y no solo seducir. Seducir sirve para acostarse una noche. Nosotros queremos relaciones placenteras y repetidas.

Es gente generosa, dispuesta a dedicar tiempo para hacer buenos análisis, a formarse y entender la vida con nuevas categorías. Dispuesta a contarlo y dispuesta a ayudarle a los demás a que participen del diagnóstico y de la solución.

Somos gente que quiere colaborar porque sabe que de lo contrario, no lo vamos a lograr.

Es una banda, un grupo de camaradas, de locos que, más o menos, “se ríen de los mismos chistes y a quienes les indigna la misma mierda”

Somos cada uno y todos juntos buscando todos los días “hacer de lo ordinario algo extraordinario”

En síntesis, Miradas Múltiples es un proyecto idealista y no nos cansaremos hasta poder conseguirlo…

“(…) No persigo inmortalidad ni fama en estos versos. Yo sólo escribo mi bosquejo de mi voz que jode (…)”

José Vicente Anaya

“…que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero.”

Elegía a Ramón Sijé

Miguel Hernández

 

PORQUE NO QUEREMOS NI UN ASESINATO MÁS POR VIOLENCIA MACHISTA – 8marzo2018 – #8M